Un nuevo integrante en el hogar (Parte I)

Una de las grandes interrogantes que se nos puede presentar en nuestro diario vivir en referente a nuestros hijos/hermanos “gatunos”, es el cómo presentarles a un nuevo integrante de la familia (gatuna). Estos son un conjunto de tips o ayudas que pueden o no ser aplicadas para facilitar al máximo una buena presentación y relación posterior de nuestros gatos.

PRESENTACION PREVIA VIA MÉTODO DEL “PAÑO”

Esto lo podemos lograr, colocando un paño o toalla, apoyarlo sobre el lomo y realizar un masaje circular en los flancos del gato que va a ser nuestro nuevo integrante de familia. Esto tiene como objeto impregnar el paño del olor o esencia de ese gato. A continuación, podemos presentarle el paño al gato dueño de casa, lo ideal es esperar que el gato, por si solo, se acerque y la tendencia natural será olerlo con curiosidad. En el minuto en que comience a olerlo, debemos rápidamente premiar al gato si no realiza ningún gesto que indique violencia. (Premio en esta etapa temprana puede ser desde una caricia en la base de las orejas, o bien quizás un pellet de su propia ración de alimento o algún “treat” que le guste mucho. Luego procederemos a retirar el paño, esperar aproximadamente 5 a 10 minutos y repetir el proceso de presentación… Gracias a la repetición el gato anfitrión asociará el olor del otro gato como algo positivo y agradable.

 

PRESENTACION VIA “MÉTODO DE LA PUERTA”.

En este caso, vamos a separar a los gatos en dos habitaciones contiguas separadas por una puerta (puede ser un pasillo y una pieza, por ejemplo). Vamos a colocar los comederos de los gatos a ambos lados de la puerta (manteniendo ésta cerrada). Esto permitirá que “sientan” la presencia del otro gato tras la puerta, pero lo asocien a algo agradable como lo es su propia ración de alimento. En caso de que bufen o estén con tendencia a la violencia aún sin verse, podemos separar un poco los comederos, alejándolos entre si (y de la puerta) y comenzar en forma paulatina a acercarlos cada día más. Esto permitirá una presentación de estilo gradual que ayudará mucho a relajar a los gatos, quitándoles el factor de estrés que en estos casos puede ser una de las causas que nos llevan a la mala relación gatuna. Una vez que se hayan acostumbrado a comer con los comederos pegados a la puerta, podemos esperar un mínimo de 1 semana e intercambiar los comederos (y los gatos). Para que exploren y analicen de mejor manera la “esencia” u olor dejado por su compañero.

 

MEJORA DE LA RELACIÓN VIA “PREMIOS”

En la mayoría de nuestros gatos, los premios funcionan mucho mejor que los castigos, así que debemos premiar cada conducta que nos parece favorable en la aceptación de ambos gatos y, recordemos, debemos hacerlo en forma inmediata. (No sirven los premios ni mucho menos los castigos “en diferido”). Es decir, apenas el gato realiza la acción que queremos premiar, debemos darle su incentivo. Teniendo esto en cuenta, podemos realizar el siguiente ejercicio:
– Mostrar al gato dueño de casa, el gato recién llegado y analizar la reacción inicial de ambos, si la reacción es un indicativo de CUALQUIER grado de violencia, debemos alejar (esconder) al gato y esperar 5 a 10 minutos para reintentar el ejercicio.
– Una vez que nuestros gatos no reaccionen o no den indicativos de una actitud violenta, debemos inmediatamente premiar a ambos lanzando pellets a sus espaldas. La razón de esto es evitar que caiga un pellet “al medio” de ambos, con lo cual podemos crear involuntariamente un conflicto de caracter competitivo.
– Debemos entonces retirar al gato recién llegado, esperar 5 a 10 minutos, y repetir la acción desde el principio.
Los resultados no serán (o pueden no ser) siempre iguales, y por ende, debemos ser constantes y repetitivos, tanto en los premios como en los nuevos intentos.

 

MEJORA DE LA RELACIÓN VÍA “ATÚN”.

En caso de que tengamos alguna lata de atún (nos interesa el “agua”) que podamos usar como premio de alta categoría (siempre recordemos que la alimentación en gatos es un tema delicado, así que no recomiendo “salirse” de la dieta y, en caso de hacerlo, recurrir ante cualquier eventualidad siempre a una Clínica Veterinaria). La podemos utilizar para mejorar una relación de tolerancia básica. (Es decir, este método sirve en gatos que, al menos, se puedan tolerar en un mismo espacio sin pelearse. NO recomiendo este método en etapas muy iniciales de presentación o como primera opción, en esos casos sugiero los métodos mencionados anteriormente).
Lo que haremos es tomar un poco de agua de la lata de atún, colocárselo en la punta de la nariz. Cuando se haya limpiado y lamido lo suficiente, y mediante esto, tenga claro que se trata de algo que le gusta mucho, colocar otro poco por detrás de las orejas en su base, en la frente y en el dorso de la mano. El gato (la gran mayoría de ellos) tenderá a limpiarse reiteradamente, aumentando los niveles de aceptividad dado que se trata de un producto u olor apetecido por él o ella.
En este punto podemos tener a ambos gatos en la misma habitación bajo estricta vigilancia (y ante cualquier indicio de un conflicto, separarlos), es muy probable que los gatos estén más preocupados de lamerse (y, por ende, asociando una cosa agradable) que de darle importancia al otro gato, con lo que diminuiremos el estrés y parte de la tensión.
Si los resultados son alentadores (no hay indicativos de un conflicto a corto plazo), podemos tomar la audacia de colocar un poco de la misma agua que hemos usado, justo por detrás del cuello o en su espalda… Si los gatos están relativamente cerca, se aproximarán al olerla y procederán cada uno a su turno, a lamerse entre si aumentando su sociabilidad mediante “grooming”.

 

MEJORANDO PRESENTACION Y RELACION VIA “TERAPIA”

Hay esencias dentro de las flores de bach, que pueden ayudar en estos casos. (Cambios en el ambiente, niveles de ansiedad, agresividad, falta de tolerancia, etc), así que es, al menos, recomendables tenerlas como opción.

También Feliway ha demostrado tener buenos resultados, en este caso debemos colocarlo en las zonas en donde nuestros gatos pasan más tiempo, para así disminuir la tensión que pueda existir o formarse entre ellos.

CATNIP también puede usarse en aquellos momentos en donde necesitamos un premio a una buena conducta del gato y como enriquecimiento ambiental, también dirigido a disminuir el estrés y la tensión social.

 

COMENTARIOS

Hay algunos gatos que pueden tener una compatibilidad de caracteres muy amplia y tienen una tendencia a relacionarse entre si de mejor manera, mientras que otros gatos son demasiado o muy intolerantes con otros miembros de su misma especie. Esto depende del caracter y personalidad del gato. Hay casos en donde sin ningún método pueden llevarse bien o tolerarse, y hay gatos que pasan toda su vida sutilmente “evitándose” entre si la mayoría del tiempo. Sin embargo hay otros casos en donde se produce un conflicto muy fuerte y la probabilidad de una pelea, lejos de disminuir, aumente con el correr de los días.

¿Cuánto pueden demorar nuestros gatos en aprender a llevarse bien?, desde un par de semanas a (inclusive) un año (aunque en algunos casos, como digo, puede que no se lleven bien nunca). Este período podemos, al menos, facilitarlo incentivando a nuestros gatos a llevarse bien de la mejor manera (una opción es recurrir a los métodos mencionados en este artículo), y la duración dependerá entonces de cada caso en particular, en lo personal no recomiendo saltar a la etapa siguiente sin haber estado convencidos y seguros que no hay indicativos de violencia en la etapa actual.

Así además menciono que, durante las etapas iniciales de la presentación, debemos asegurar que los gatos tengan la oportunidad de “sentirse”, pero no de “tocarse”. Y en esos casos debemos asegurarnos de que comederos, bebederos, cajas de arena y demás componentes de los recursos felinos básicos (inclusive aquellos pertenecientes a la categoría de enriquecimiento ambiental), sean exactamente iguales (para que no se presuman preferencias entre un gato y otro que terminen aumentando el conflicto) y que cada gato tenga acceso a sus propios recursos. (Cajas de arena, bebederos y enriquecimiento ambiental deberían estar disponibles todo el día, mientras que comederos (o mas bien, su ración de alimento) debiese ser suministrada solo en los momentos adecuados, con ello mejoraremos incluso la espectación del gato por recibir su alimento, y además mejoraremos también la importancia de los “premios” que estamos utilizando, es decir, si el gato sabe o asume que va a tener alimento a libre disponibilidad durante todo el día, cualquier pellet que usemos de premio a mitad de la tarde, por ejemplo, tendrá muy poca (o nula) importancia desde el punto del reforzamiento de la conducta).

Un punto que quiero mencionar es que en los gatos, las peleas no solucionan absolutamente nada ni tampoco establecen dominancias permanentes, por ende una pelea solamente generará conflicto para una pelea posterior. (En gatos no es, la mayoría de las veces, válido el concepto de “dejar que se peleen”). Sin embargo una vez que la pelea está declarada, lo único que un humano puede hacer es, con un difusor en spray con agua de la llave, “disparar” a ambos gatos para que detengan la pelea; por ningún motivo tratar de tomar a cualquiera de los dos gatos ya que en ellos, está muy aumentada la expresividad de lo que se denomina “Agresividad redirigida”, que quiere decir que si tienen una conducta agresiva hacia un objeto o animal, colocado fuera de su alcance, es muy posible que termine por agredir a cualquiera que si lo esté. (Hay que tener en cuenta esto también cuando recomiendo en alguna etapa “retirar al gato”). Una opción a hacerlo con las manos para minimizar el riesgo de heridas, es usar la misma puerta mencionada, “entreabriéndola” con mucho cuidado para permitirles “observarse”. En caso de que hayan reaccionado positivamente recordemos el premio a sus espaldas y en caso de que no, cerrar la puerta con cuidado de no atrapar a alguno entremedio

 

Luis Abelardo Peña Ubiergo
Médico Veterinario
Terapeuta Flores de Bach
Flores de Bach “Gobolino”.