La “Lógica paralela” de los Gatos

¿Algunos de ustedes han notado que los gatos se comportan de manera poco esperada?.

Esto no quiere decir que el gato actúe de forma poco lógica, sino que el sistema de lógica que estamos utilizando, no es el adecuado… no es un error del gato sino de nuestro método de medición de esa lógica.

Tan solo ocupando uno solo de los sentidos (el de la observación) se puede avanzar mucho en decifrar la “lógica gatuna”.

Los gatos no se cansan de darnos señales, ni de ocupar todo de sí para expresar una situación en particular; por ejemplo los movimientos de orejas, bigotes, cola, cuerpo como ya habíamos mencionado anteriormente forman parte de la batería comunicacional felina. Pero más allá de eso hay variados puntos que pueden escapársenos si no tenemos nuestro pensamiento en “gatuno”.

Se que suena complicado pero es la base de aquello que yo digo “Pensar en miau”.

Si un gato tiene frío, se acercará a una fuente de calor que EL GATO considere oportuna y adecuada, si un gato quiere jugar, escogerá EL GATO el medio más interesante (PARA EL) para entretenerse, y si un gato desea dormir, escogerá el sitio que A EL le resulte más conveniente.

Una simple caja puede ser más interesante que un mullido cojín o el último juguete para gatos del mercado, ¿por qué?, porque una simple caja puede en ocasiones aportar mucho más que el juguete en sí.

Una caja puede ser:

Un contenedor de cosas misteriosas (aun incluso en el caso de que aquello misterioso sea solo aire).
Una protección.
Un punto de observación que le permite al gato ocultar el 90% de su masa corporal (Para gatos que tienen muy activo su instinto de caza, este factor resulta tremendamente importante; he visto gatos blancos como el alba tratar de acercarse sigilosamente en medio de la nada a una presa (aves, principalmente) y pocas cosas pueden ser más tragicómicas (desde el punto de vista del gato) que tratar de esconderse detrás del césped, el cual obviamente deja “demasiado gato” sin cubrir; de más vale aclarar que el ave puede darse cuenta de la presencia del gato a varios metros de distancia).
Una cama (La textura de un cartón puede en muchos casos ser más cómoda que el piso en el que estaba apoyado).
Otros: Esto es importante, el “cosas que para la imaginación humana son difíciles de comprender” pueden terminar siendo un factor relativamente importante en la “decisión gatuna”.

Otros objetos de la habitación en donde se encuentra nuestro amigo, pueden ser también catalogados en varias funciones para un mismo accesorio.

Creo que no me canso de repetir también que los seres humanos NO DEBEN apostar a sentirse frustrados si aquel juguete tan costoso o difícil de conseguir que prometía ser lo máximo para el gato, es dejado de lado por él para ocupar su mente en otras cosas; es EL GATO el que jugará y es EL GATO el que pondrá las reglas del juego.

Obviamente podemos tratar de modificarlas y adaptar al gato a nuestro entorno pero, a diferencia de otras mascotas, la “última palabra” en una discusión con un gato, siempre será “Miau”.

Los “problemas de comportamiento” en gatos, en la mayoría de los casos, comienzan cuando la decisión del gato afecta directamente los intereses del dueño. En estos casos se requiere por lo general un “tratamiento” gradual para compatibilizar ambas posiciones.

No creo existan “varitas mágicas” en felinos para resolver problemas conductuales (no las hay en ningún área de la veterinaria, por muy prometedores resultados que tengan algunos métodos o tratamientos, siempre habrán “peros” y “excepciones”.

La gran ventaja de este “pensamiento en miau” que tanto menciono, es que tiene una factibilidad mucho mayor que la “lógica humana” para un problema  de comportamiento en gatos.

Luis Abelardo Peña Ubiergo
Médico Veterinario
Terapeuta Flores de Bach
Flores de Bach “Gobolino”.