Cuando los gatos atacan…

Cuando los gatos atacan… ¿qué hacer?

Son varias las situaciones en las que se evidencian agresiones físicas de un gato a un humano, y sus razones pueden ser múltiples. Idealmente se debe encontrar y determinar la CAUSA de esta agresión para así poder tomar las medidas necesarias para garantizar que nuestro gato se relacione de mejor manera tanto con nosotros como con otros animales y su medio ambiente.

Hecha esta aclaración, procederé a dar algunas “salidas de emergencia” ante ciertas situaciones de agresividad, que podemos intentar mientras determinamos la verdadera causa de esta agresión. (Recordemos que diversos factores hormonales PUEDEN predisponer a diferentes casos de agresividad, así que se mantiene la regla de que lo conductual se piensa cuando hemos descartado vía consulta a un médico veterinario, cualquier razón fisiopatológica que pudiese estar afectando a nuestro gato).

  • Dosificador con agua: Lo que se puede intentar frente a un caso de agresividad es “frenar” el ataque con un dosificador en spray con agua de la llave (no usar productos de ninguna clase SALVO que sean recomendados directamente por un Médico Veterinario). Esto puede distraer al gato y frenar su ataque.

 

  • Método del ratón: Podemos llevar un ratón de juguete (o cualquier juguete similar que sirva para tales efectos) y, cuando notemos que el gato va a realizar un ataque, debemos lanzarle el ratón. El “lanzamiento” debe tener las siguientes características:
  1. El juguete debe pasar por sobre la cabeza del gato lo suficientemente cerca como para que alcance su rango de visión.
  2. El juguete debe ir dirigido a la COLA del gato.
  • Lo primero es porque necesitamos que el gato vea al objeto en movimiento pasar cerca de él, con el afán de distraerlo, y lo segundo es porque además, necesitamos “forzar” al gato a girar en 180 grados, eso permitirá suspender definitivamente el ataque hacia nosotros, y además desviar la atención del gato hacia un objeto al cual SI puede “atacar”.  Hay que tener cuidado en evitar que el juguete caiga “entre” el gato y nosotros, dado que eso puede incentivar a ver al humano como un competidor de recursos.

 

  • Reforzar Recursos Felinos: Pese a que los gatos saben en muchos casos que nosotros no competimos con ellos en los recursos felinos, el hecho de tener un déficit puede aumentar los niveles de estrés del gato, lo que ocasionará en muchos casos que se vuelvan menos tolerantes y eso puede predisponer a situaciones agresivas. (Para más información sobre los recursos felinos, hacer click AQUI)

 

  • Terapia: Hay diferentes opciones tanto en medicina tradicional como alternativa que pueden ser utilizadas para controlar la agresividad, para lo cual deben tener la asesoría directa de un Médico Veterinario.

 

NOTA IMPORTANTE: Recuerden que la agresividad, en muchos casos, es un SIGNOSÍNTOMA de un problema subyacente, por ende SIEMPRE hay que tener en consideración la posibilidad de contactar un Médico Veterinario (o especialista en comportamiento) para DETERMINAR la causa de la agresión y así poder abordar de la manera más adecuada el problema, posiblemente solucionando la causa original. 

Luis Abelardo Peña Ubiergo
Médico Veterinario
Terapeuta Flores de Bach
Flores de Bach “Gobolino”.