Vacaciones (y Flores de Bach)

Siempre he sostenido, tanto a clientes que me han sido derivados, como a los propios, que las Flores de Bach no sirven para, por sí solas, solucionar todo un problema conductual salvo que hayamos ya eliminado todos los factores que lo causaron y ayudaron a mantenerlo. De este modo, podríamos decir, las Flores de Bach pueden ayudarnos a ganar una importante batalla en contra de un problema, pero jamás esperen un milagro como sería que las Flores de Bach nos dieran un triunfo automático en la guerra completa sin mover un dedo. 

A causa del verano, muchos han pensado en salir de vacaciones llevándose o no a sus mascotas consigo. En algunos casos los hoteles para mascotas pueden ser una opción, o bien algún familiar o conocido (o servicio profesional) de visita regular y diaria a domicilio, o, en algunas ocasiones, el llevar a la mascota con nosotros.

En los tres casos, el cambio de lugar, o, más aún, el cambio de rutina, puede conllevar a una situación estresante para la mascota (y, de paso, para su familia).

Para AYUDAR a que esa situación sea lo más tolerable posible para nuestra mascota y que acepte el cambio de mejor manera (o incluso, el viaje en sí), las Flores de Bach PUEDEN representar una opción.

¿De qué manera podrían servir las Flores de Bach en estas circunstancias?

Las Flores de Bach , como se ha dicho, pueden efectivamente servir como una herramienta para ayudar a que las mascotas disminuyan su ansiedad o estrés, cuya causa puede ser el cambio de lugar o la ausencia prolongada de los dueños.

¿Existe alguna fórmula estándard para estos casos?

Grosso modo, no. Las fórmulas siempre varían entre un caso individual y otro porque, en parte, dependen de la personalidad o carácter de la mascota. Si bien podríamos decir que hay una base de varias Flores de Bach que se utilizan comúnmente en estas situaciones de cambio (como son las vacaciones), siempre requerimos la consulta o supervisión de un terapeuta.

¿Siempre deben usarse Flores de Bach en nuestras mascotas cuando nos vamos de vacaciones?

Nuevamente, grosso modo, no. No porqe puedan producir problemas sino todo lo contrario, lo ideal es que la mascota enfrente las situaciones de cambio ajustándose por sí misma al nuevo escenario que se le presenta y, en muchas ocasiones, de hecho es así. Nuestra mascota REQUERIRÍA Flores de Bach en los casos en que esta habilidad de aceptación a los cambios se encuentre mermada (o inexistente) por algún motivo en particular. No obstante en muchos casos podemos anticiparnos a la POSIBLE ocurrencia de problemas, usando Flores de Bach de forma “preventiva”.

¿Entonces las usamos o no?

Bueno, dado que es improbable que las Flores de Bach produzcan un problema, en aquellos casos en los cuales tenemos antecedentes de que la mascota presenta cuadros de estrés por los cambios a (o en) su entorno, recomiendo sin lugar a dudas el uso de Flores de Bach para que nuestra mascota pueda también disfrutar de sus “vacaciones”. Mientras que en aquellos casos en donde no sabemos cómo puede reaccionar ante estos cambios, las Flores de Bach pueden utilizarse para evitar que puedan ocurrir estos problemas. (Y, en caso de producirse, que éstos sean de menor calibre o gravedad).

¿En qué situaciones NO debiésemos usarlas?

No debiesen usarse (O mejor dicho, tiene poco sentido su uso) en los que casos en los cuales sabemos y reconocemos que existe un problema, pero no vamos a seguir un tratamiento o control integral de éste.
Esto ocurre en esos casos en los cuales dependemos de ganar la “Batalla del verano” usando solamente Flores de Bach, pero estamos dispuestos con una sonrisa a perder la “Guerra durante el resto del año”.
No estamos realmente pensando en el bienestar integral de nuestra mascota, si solo nos preocupamos de ella durante el verano pero omitimos los problemas conductuales (o clínicos) durante el resto de los meses del año.

 

Luis Abelardo Peña Ubiergo
Médico Veterinario
Flores de Bach “Gobolino”

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *