“PSICOLOGÍA CANINA” v/s “ETOLOGÍA”

Estimados/as seguidores de F. de Bach GOBOLINO.

Con respecto a los “cursos”, “charlas” o “seminarios” y similares que en ciertos lugares de Chile han procedido a efectuar los así autodenominados “Psicólogos caninos”, me permito aclarar:

Un “Psicólogo” (carrera universitaria en Chile que se limita exclusivamente a estudio de la mente humana, independiente del hecho que efectivamente la RAE incorpora a los animales), en la práctica no tiene absolutamente NINGÚN conocimiento de la conducta ni relación social de un perro con su entorno (ni de cualquier otro animal que no sea un ser humano, de hecho).

Los “métodos” de ciertos personajes, se basan en una comparación absurda del perro con los lobos. Sin embargo, la domesticación ya ha echado por tierra (hace miles de años) tal comparación tanto en su estructura social como en la forma que tienen de relacionarse con el medio ambiente que les rodea.

Un psicólogo carece de absolutamente cualquier conocimiento real de la forma de manejar un animal, para lo cual, ya existe una carrera profesional acorde, que en el mundo recibe el nombre de MEDICINA VETERINARIA.

Muchos problemas que pueden aparentar ser “conductuales”, solamente pueden ser catalogados como tal luego de un examen clínico completo realizado por el profesional competente y no puede ser una “primera opción” el recurrir a una modificación conductual cuando quizás lo que se está visualizando tiene un origen completamente diferente.

Dentro de la Medicina Veterinaria, hay cursos, diplomados, magíster y doctorados en la ciencia del comportamiento, ésta se llama ETOLOGÍA.

Si bien la práctica es “importante”, no menos importante es la base que se le da a esta práctica y, de hecho, un MÉDICO VETERINARIO tiene, en la mayoría de los casos, mucha mayor base y conocimiento de comportamiento animal que un PSICÓLOGO, que puede autodenominarse de la especie que sea, pero no deja de admitir el hecho de que la carrera completa en Chile se enfoca a seres humanos, dejándonos a los MÉDICOS VETERINARIOS la responsabilidad del manejo de comportamiento en el resto de los animales.

Es aún más lamentable que el público se preste a semejante INTRUSISMO PROFESIONAL, realizado por personas que no tienen la más remota noción de lo que están diciendo y, en muchos casos, lo único que logran es empeorar un problema de base. Esto es, de hecho, uno de los problemas más serios a los cuales nos estamos enfrentando aquellos MÉDICOS VETERINARIOS que tenemos nociones de comportamiento animal: Que los casos en los cuales se realiza el “tratamiento conductual” de estos personajes, terminan mucho peor que en sus inicios o, en el mejor de los casos, se convierten en una bomba de tiempo a nivel conductual.

Los métodos de enseñanza en perros, que estén basados en “dominancia por fuerza bruta”, en el mejor de los casos, no tienen asidero y, en el peor de ellos, están apelando a una domesticación a la inversa, lo cual en algunos pacientes individuales ha conllevado tantos problemas que han terminado en eutanasia de algunas mascotas.

Ruego entonces que no se avale ni apoye a personas que realizan actividades que deben ser POTESTAD absoluta de MÉDICOS VETERINARIOS o ADIESTRADORES PROFESIONALES.

 

LUIS ABELARDO PEÑA UBIERGO
      MÉDICO VETERINARIO

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *